Aprender cada día es Cuqui Cute Artesanal

Disponer de tiempo suficiente es una oportunidad para aprender y mejorar, y esa es la situación que se ha presentado recientemente durante el confinamiento por la pandemia del Covid-19. He enfrentado una nueva forma de trabajar en la que sólo estoy yo y los materiales, donde dejaba fluir la imaginación.

 

Siempre he controlado las fases del proceso creativo y artesanal de mis tocados pero en realidad tenía dos manos-ayuda en lo que se refería a hacer flores de porcelana- y recurría a ellas para hacer cierto tipo de flores más elaboradas.

Sin embargo, durante el confinamiento, esa soledad de mi taller improvisado me ha llevado a ver vídeos, a dejar correr la imaginación a través de las manos y pensar «¿cómo puedo hacer esto?»

Esta situación no se da habitualmente por la falta de tiempo suficiente, pero de forma más o menos autodidacta he podido aprender más sobre nuevas flores artesanales y eso hace que indirectamente lleve esa impronta o el sello más Cuqui Cute.

De ahí surgió este Tocado Siena que como veréis tiene gran variedad de formas y tonalidades en tierra o siena y que era un diseño que llevaba tiempo rondando mi mente desde que veía algunas compañeras de otras marcas trabajando este color.

Técnica artesanal con cortador

Nunca había trabajado con cortador. Sin embargo, tenía abundantes tipos de cortadores y de tamaños en el taller. Los miraba y pensaba: un día me pongo y pruebo. Pero nada. Hasta que en confinamiento había traído todo ese material a casa donde monté el taller y probé… Difícil, no cabe duda que me gusta más hacer todo el proceso a mano y con tijeras, pero el cortador está bien para cierto tipo de flores.

Cierto que tendré que perfeccionar la técnica pero considero que lo difícil digamos -como los artistas pictóricos- es hacerlo a mano alzada, a pulso, más artesanal, con muchas más minuciosidad. Y de hecho me gusta, me encanta, que cada flor sea diferente a la otra. Parece que el uso de cortador las homogeneiza sobremanera y pierde ese toque tan Cuqui Cute para mi gusto.

Pintar la masa previamente

Esta técnica del cortador unida a que hacía muchísimo que no aplicaba el proceso de pintar la masa de porcelana antes de hacer la flor, logré un resultado muy diferente. Echar pintura a la masa permite una gama cromática muy amplia y más «empolvada» por así decir. Vas subiendo de tono cada ‘x’ flores y no tiene ese efecto brillo que da pintarla a posteriori. Cierto que para eliminar el resultado mate del acabado le di un poco de brillo como suelo hacer para dar aspecto de auténtica porcelana.

Logré obtener un abanico cromático amplio y natural con este siena y los tonos beige que utilicé. Me encanta y creo que es una paleta muy aplicaba a diferentes look de invitada o madrina. ¡Me enamoró!