¿Cómo salir airosa si repetimos modelito con otra invitada?

En la boda del príncipe Harry también ocurrió: tres invitadas eligieron el mismo vestido para tan magno evento. Nunca deja de ser una faena puesto que nos queremos sentir únicas e invitadas ideales. ¿Qué podemos hacer cuando nos ocurre lo mismo en una boda? ¿Tierra trágame? ¿Cómo salir airosa de la situación?

 

Las invitadas poco originales de la Boda de Harry y Meghan

Nos ocurre al resto de los mortales, pero no somos los únicos. En las bodas de la realeza y gente de poder también puede ocurrir. El fin de semana pasado en la lustrosa boda del Príncipe Harry y Meghan hasta tres de las invitadas al evento lucieron el mismo diseño. No felices con eso, era un modelo que la actriz que interpreta a  Meghan en la pantalla había lucido en la película «Un romance muy real».  Se trata de un diseño de Self-Portrait, una firma especializada en diseños de alfombra roja e invitadas a precios asequibles. De hecho es una de las firmas favoritas de Meghan para lucir en sus actos y quizás por ello, estas invitadas pensaron que acertarían con este modelo una de las casas de costura británica. Pero hasta tres de las muchas asistentes llegaron a pensar lo mismo y llevaron este vestido combinado con falda plisada que cuesta -según la web- 340 libras (unos 400 euros) y que disponemos en versión midi, largo y palabra de honor.

No sabemos cómo estas tres señoras de alta cuna encajaron este pequeño «drama» de ir idénticas a una boda real británica, pero sin duda, se convirtió en una de las anécdotas del día. ¿Llegaron a coincidir? ¿Hablaron entre ellas? Nosotros buscamos en este post pequeños consejos que pueden ayudarnos a salir indemnes de esta embarazosa situación…

 

¿Qué podemos hacer en una boda donde repetimos modelo?

Como diría un maestro del glamour y el saber estar… ante todo, no perder la sonrisa. Creo que es la premisa principal para afrontar con entereza este momento. ¡Ojo! A mi también me ha pasado en lo personal y la situación acabó en risas porque para colmo.. ¡¡nos sentaron en la misma mesa!!! Parecíamos gemelas…

  • En todo momento hay que mantener el buen humor y aplicar aquello de: «uy, no me había dado cuenta ¿que es el mismo? Pues será que tenemos buen gusto» Bromear con la situación y reírte de tí misma es en esta y en otras invitadas repetidas en fiestamuchas circunstancias de la vida, la mejor arma para evitar bochornos y mofas ajenas. Este es el consejo principal en este caso.
  • Otra cosa que podemos hacer es intentar aprovechar los complementos. Bueno, esto desde luego antes de salir de casa ya tendríamos que haber contado con un tocado, bolso y zapatos que levanten la atención de un vestido que puede ser sencillo y no muy llamativo u original. Si no, y tenemos ocasión, vamos a intentar que destaquen durante la celebración los complementos que llevamos: extendemos más el foulard o lo colocamos de una manera más original, si llevamos abanico tratamos de captar la atención sobre él usándolo habitualmente en nuestra conversación… pequeños detalles que nos harán distintas de la otra invitada con la que hemos coincidido.
  • Siempre es un fastidio, pero conozco chicas que les ha pasado y para no continuar en la boda o evento molestas e inseguras por ir igual a otra, pasan por casa y eligen rápidamente otro modelito de boda de fondo de armario que colocarse. No todo el mundo tiene esta posibilidad, pero claro, si la hay y quieres… En caso de que no encontremos nada, insisto en el punto anterior: los complementos nos harán distintas. Saca del armario un mantón bordado o algún pañuelo de seda bonito y colócatelo.

Y ¿cómo podemos evitarlo?

Seguro que ya sabéis cómo evitar en lo sucesivo esta situación, o al menos en mi caso estoy segura que no me volverá a ocurrir.

invitadas boda complementosTrata de evitar la moda prêt a porter, es decir, la moda de las firmas populares que hacen diseños en serio porque es muy probable que al igual que tú, otra de las invitadas haya pensado ponerse un vestido más económico y meter complementos. Es habitual en nuestras bodas últimamente, y loable porque luego ese vestido lo reutilizas, pero entonces corres el riesgo de ir «repetida» y no te sientas entonces mal. Preferible acudir a la vieja escuela de modistas y diseñadoras de vestidos de fiesta. Eliges un buen tejido en la tienda de tu confianza, y vas a que te lo hagan a medida. Algo tan sencillo y que de nuevo se está poniendo de moda. Tendrás muchas ventajas porque encima te quedará como un guante y será exclusivo para ti.

Otra forma que a veces he aplicado para evitar llevar vestidos iguales es buscar portales de moda extranjeros y comprar por internet. Aunque esto hay que hacerlo con tiempo porque tardan los envíos y si es posible que no hayas acertado con la talla, tienes que contar con otro tiempo de devolución. Pero por experiencia he encontrado algunas webs de vestidos de fiesta de marca y de prêt a porter a buenos precios y que son una maravilla. Inténtalo.

Recuerda que lo que te hace única no es lo que llevas puesto, sino cómo lo llevas puesto. Así que confía en ti, sé segura y lúcete aunque haya otra invitada con el mismo vestido. Tienes el consuelo de decir al final de la fiesta… a mi me quedaba mejor.