Alcanzar un sueño no es fácil, y embarcarte en una aventura nueva no deja de producir cierto vértigo cada vez que se piensa con detenimiento. Pero esa misma ilusión por lograrlo hace que hoy Cuqui Cute sea una realidad un año después y tengamos la fuerzas y las ganas de afrontar los retos que están por llegar en este año 2018.

Aquella idea y anhelo de encauzar la creatividad, el mimo por hacer cositas bonitas manualmente que de siempre me han inculcado mi abuela Angustias (costurera de buen oficio) y mi madre  Carmen que tomó a su manera el testigo, han inspirado desde siempre mi gran pasión por la creación de complementos, prendas de punto… y ahora, estos tocados artesanales.

Las cosas se llegan a materializar con ahínco y nunca podré describir la sensación aquella que viví en México cuando en un Showroom en Polanco vendí mi primer tocado, una de mis creaciones, de las más queridas y cuya foto siempre me provoca una sonrisa de satisfacción. Y así, poco a poco, se va labrando el camino, el reinventarse, el seguir imaginando flores, creando formas, remates, arreglos… para obtener estos tocados únicos y artesanales.

2017 no fue fácil en lo personal pero la vida me condujo de nuevo a mi tierra donde he querido –con bastante esfuerzo y algún momento de desvanecimiento- continuar con Cuqui Cute y agarrar más aire incorporando precisamente a esa fuente de inspiración que es mi madre, mis manos y mis ojos hoy en mi taller de Córdoba. Ella me da el ánimo, me hace ver su orgullo porque al fin hemos emprendido el sueño que ella tenía cada vez que termina un delicado trabajo de crochet. Así llegaron nuevos Showroom, ferias de Diseñadores, nuestro primer desfile de colección en Disoñamos, más formación empresarial…

Banner desfile Disoñamos 2017 Cuquicute

Así que los retos se acumulan en este nuevo año para alcanzar nuestro sueño. Nuevos diseños, nuevos Showroom y ferias a las que acudir, reuniones y decisiones estratégicas para avanzar poquito a poquito pero con paso firme. Los proyectos así no se logran de un día para otro, pero se trata de disfrutar el camino de esta aventura emocionante, lo que la hace indudablemente una buena decisión, un privilegio, por el que seguir luchando. Queremos hacer estos diseños ‘cuquis’, bonitos, elegantes y exclusivos para que los disfrute alguien más, alguien especial como tú, nuestra clienta, que confías en nosotros y compartirás ese momento especial que es la asistencia a una boda u otro evento único con nosotras, Cuqui Cute.