¿Cuándo puedo quitarme la pamela en una boda?

Buena parte de las invitadas se repiten constantemente esta pregunta. Después de llevar durante toda la ceremonia la pamela XL o ese tocado que tanto le incomoda, están deseando despejar su cabeza y disfrutar del resto de la boda sin este complemento. ¿Pero cuándo es el momento según el protocolo para retirarse el tocado en una boda?

La delgada línea entre ser la invitada perfecta en una boda o no serlo, la marca precisamente la comodidad con la que portamos los complementos que hemos decidido llevar, y no sólo me refiero a vuestra deseada pamela o tocado, sino a los zapatos, mantones, toreritas, etc. Todo ello lo debemos llevar con elegancia y para ello es imprescindible que nos sintamos cómodas con ello. Como he dicho muchas veces en este blog: no hay que ir disfrazada, sino con algo que nos siente realmente bien. Este es el primer consejo y básico para todo.

 

¿Qué dice el protocolo?

Una vez más nos dejamos llevar por lo que las reglas establecidas socialmente dicen sobre el uso de las pamelas o tocados, y es que en las bodas de día cuando están permitidos el uso de estos complementos de gran tamaño (el tamaño limita obviamente nuestra comodidad), no deben quitarse hasta regresar a casa. Una invitada tocada debe regresar tocada. De ahí la insistencia que siempre os hago en mi taller Cuqui Cute para que os sintáis cómodas con la pamela o tocado que decidís llevar.  No debería quitarse hasta volver a casa, pero en muchos casos es cada vez más común retirarlo durante al comida. Esto ocurre sobre todo en los casos en los que el ala de la pamela nos impide comer bien o estar sentadas al lado de otro acompañante.

tenderete tocados boda Pinterest

Por cierto, un consejo que no quiero que se me pase. Si el tamaño de la pamela o tocado os impide saludar dando dos besos, este mismo protocolo establece que el saludo sea de mano. Y otro dato importante que como invitadas perfectas debéis saber, es que nunca -nunca- una invitada elegante llevará gafas de sol a la boda. Para eso está precisamente el tocado o pamela que nos ayuda a parar los molestos rayos de sol.

Dicho esto, la norma establecida comunmente sería retirar la pamela o tocado antes del baile nupcial. Es cuando el ambiente se suele distender y los propios novios se despojan de algunos de sus complementos. En el caso de la novia, a estas alturas también se habrá quitado ya su velo o mantilla.

Así que ya sabéis, comodidad y elegancia no están reñidas en vuestros looks de esta temporada de bodas. Elegir un tocado del que estéis seguras no os vais a cansar– al igual que os pasa con los zapatos- y podréis aguantar todo el evento. En caso que no, antes del baile de los novios y para moveros con más desenvoltura podéis retirar este complemento y en muchos casos los propios recintos de celebraciones ya tienen guardarropa especial para tocados de invitadas.