Dos vestidos de novia para un día especial

La tendencia ha ido creciendo en los últimos años entre las novias más atrevidas (y pudientes): dos vestidos para celebrar el día de su boda. Es habitual elegir uno para la ceremonia eclesiástica y otro posterior para el momento del baile.

segundo vestido de novia

Dos momentos, dos looks

Desde 2016 llevamos unos años en los que la tendencia de las novias de llevar dos vestidos su día más especial ha ido creciendo y ganando adeptas. Razones hay varias y cada novia es un mundo. Es una elección muy personal porque en algunos casos se hace por la difícil decisión de elegir un sólo vestido para inmortalizar ese momento único en nuestras vidas y se toma la opción de decidirse por dos outfit, normalmente muy diferentes. En otros casos hay novias que lo hacen por comodidad puesto que el momento ceremonioso de la misa suele ser más ostentoso y en el momento del baile se opta por algo más desenfado con el que ganar libertad de movimientos y frescura.

Sea por lo que fuere hemos visto incluso bodas excepcionales -como el reciente enlace de la princesa Eugenia de York– donde es incluso más bonito el vestido del coctel que el usado en la Iglesia. En ambos se suele trasladar la personalidad de la novia, pero en la opción del baile suele darse rienda suelta a nuestros gustos y no es necesario que sea del blanco nupcial, podemos jugar con otras alternativas más cercanas a un bonito vestido de invitada.

En otros casos, las novias optan por vestidos convertibles. La magia del diseñador del vestido hace que soltando o recogiendo aquí y allá, tengamos en un solo vestido dos versiones totalmente distintas. Pasamos del pomposo modelo princesa a un traje de noche más lencero o colas que desaparecen y cuerpos que se sacan para dejar al descubierto hombros y brazos. Miles de posibilidades podemos encontrar hoy en las principales firmas del país.

Cuándo cambiarse de vestido

Es una importante decisión y todo depende del tipo de vestido que como decimos hayas elegido para cambiarte. Hay que respetar un poco los tiempos y los momentos en los que te tomarás fotos importantes (por ejemplo, el corte de la tarta). Así que tienes que tener claro si simplemente quieres impresionar cambiando tu look de novia en el primer baile donde sin duda es otro de los hitos únicos de la boda y que abre esa segunda etapa del festejo, más liberadora, festiva y desenfadada. ¡Es tu momento! Otras novias lo hacen desde el mismo momento del coctel y la comida donde lucen ya otra opción de vestido completamente diferente (como ocurrió con la Princesa Eugenia)

Selecciona ademas un pequeño cambio de peinado con tu estilista e incorpora nuevos complementos al outfit. Puedes optar ahora por un tocado tipo corona de las que tantas novias quedan enamoradas en el Taller Cuqui Cute y con ese toque de color que te hará resaltar. Momento también ideal para cambiar de calzado por algo más cómodo y coqueto.