Historias del Confinamiento: Reencuentro con mi primer tocado

El confinamiento ha dejado bonitas historias de todo tipo, de solidaridad, de superación… de todo. En mi caso, una pequeña historia que me ha hecho gran ilusión es reencontrarme con mi primera clienta, con uno de mis primeros tocados. Compartir esa felicidad es una de las satisfacciones más Cuqui Cute.

Nuevo taller showroom cuquicute

El milagro de Instagram

La cuarentena por el Covid-19 ha creado una nueva forma de relacionarnos durante el confinamiento con nuestros conocidos, amigos y familiares a través de las Redes Sociales. Las quedadas para tomar algo, arreglarse y tomar unos cocteles por videollamada se han convertido en un nuevo hábito en nuestras vidas.


Un día abro Instagram y de pronto me encuentro con una sorpresa en mi bandeja de mensajes. La foto de la primera chica a la que le vendí uno de mis tocados en los inicios de Cuqui Cute en México, hace casi 4 años. Ese modelo en sinamey rosa palo con capullitos y plumas que aún me tiene enamorada.

Ella me cuenta en su mensaje que por fin había tenido ocasión de usar su tocado Cuqui Cute en una «Zoom Party» con sus amigas y que sin duda esperaba que terminara el confinamiento para encontrar nuevas ocasiones en las que usarlo porque le quedaba muy bien.

En un Art Flea en Polanco, de hecho, en mi primera vez, llena de nervios, en un mercado donde no es tan común usar sombreros, tocados y diademas tan vistosas para celebraciones, me aventuré. Esta chica norteamericana me pidió probárselo y sin preguntarme nada más, dijo, «¡me lo llevo!». Sorprendida, emocionada por el momento no atinaba siquiera a empaquetarlo con su lazo Cuqui.

La felicidad de mis clientas es la mía

En todo este tiempo no había sabido de ella… y a diario veo esa foto con el shooting de tocados de la primera colección en México colgada en mi Taller (no lejos de donde fue ese Showroom) y siempre me había preguntado por esta clienta.

Art flea polanco mexico tocados¡Qué inmensa alegría es  saber de clienta satisfechas y más una tan especial como fue la primera! ¿Sabéis una cosa? En estos días de crisis y de sentimientos encontrados (algunos no tan alegres), me ha dado una descarga de alegría e ilusión. Si esto pasó con el primero, cada día creo uno nuevo con el mismo amor y mucha más experiencia para encontrarme de nuevo en las Redes Sociales alguna historia
como ésta.